Historias inverosímiles de autobús II

octubre 15, 2007 at 8:20 pm 8 comentarios

Por fin llega la segunda parte del viaje en autobús. Retomemos por donde quedó:

Ooh, Jesús de Nazareeth…todopoderosoo…”

Era un hombre joven que estaba sentado un asiento más alante, en la fila de enfrente, y estaba cantándoles a una pareja que estaba justo delante mío.

Cantante-fanático: (a la pareja) “Les importa que cante? es para animar el viaje.”

No me jodas!! ¿Animar un viaje nocturno? Qué gran idea! Y también podemos hacer una hoguera en el pasillo, sacamos la guitarra y nos ponemos todos a cantar cumbayá (Visión de Nadier al contarle la historia).

Después empezó el palique:

Cantante-fanático:Voy a Madrid, a ver a la que será mi mujer. Ella baila para el Señor, porque el Señor le ha dado muchos dones -lo de los dones lo repetiría mucho-. Yo de pequeño estuve en el Psiquiátrico -no sé porqué no me pilló de sorpresa porque no podía comunicarme con la gente, tenía los sentidos mal, no era receptivo, no podía expresarme. Y le doy gracias a Dios por no caer en las drogas…– y yo también- mi hermano estaba con la heroína, pero lo ha dejado. Sigue, pero con cosas menos fuertes… “

En ese momento llega Neo, el del abrigo de Matrix y calcetines fosforitos: “yo también tengo que dar gracias a Dios, porque mi madre está en coma y se está muriendo y he podido subir al autobús…”. Ver para creer, si tenía razón el refrán: Dios los cría y ellos se juntan.

A mitad de camino el chófer anuncia una parada de 25 minutos. Serían alrededor de las 4 de la mañana y estacionamos en una gran estación de servicio, dotada de unos altavoces por los que no anuncian las salidas de los buses, sino que ponen pachangueo a todo volumen. Si no fuera porque no podía mover ni el dedo meñique del pie de lo “hecha polvo” que estaba habría ido de rodillas a pedir que la quitaran. Pero como el cansancio era diez veces más fuerte que las ganas de quejarme, ahí me quedé yo escuchando media hora de pachangueo hecha un ocho en el asiento (y pensar que en otras circunstancias habría sido hasta ocioso…).

Lo siento, pero aunque nos quedemos con las ganas, no puedo contaros cómo está la madre de Neo, ni si el cantante-fanático se reunió con la mujer bailarina bien dotada. Sólo compartí una ínfima parte de sus vidas, gracias a Dios .

Anuncios

Entry filed under: Frikadas, Viajes.

Historias inverosímiles de autobús I Ig Nobel 2007

8 comentarios Add your own

  • 1. Oki  |  octubre 15, 2007 en 9:08 pm

    Brutal!, esta segunda parte mejora muy mucho la primera. El caso es que os entretuvo el viaje el buen señor, el cual tiene una mujer con muchos dones, menos el de la inteligencia, junto al huérfano comatoso y daltonico.
    Preguntas: Has pensado en enviárselo a Friker Jimenez? No os montaríais en el bus del frenopatico? La pareja que estaba en medio también cantaba?

    Responder
  • 2. Elia  |  octubre 15, 2007 en 9:30 pm

    Jajajajajaj ¡Qué bueno! Pobrecita, vaya viaje. Y yo que creí que había acumulado historias en el tren… esta gana a todas las demás.

    Responder
  • 3. CioN  |  octubre 15, 2007 en 10:10 pm

    quedaría muy bien la idea plasmada en un corto

    aunque podríamos añadir los pequeños detalles ficticios como reales, sobre todo lo del cumbayá y la hoguera en el pasillo, el personaje del psiquiatrico ganaría mucho con unas chuletillas bien currascaitas al fuego xD

    Responder
  • 4. Ellohir  |  octubre 15, 2007 en 11:50 pm

    Definitivamente un gran colofón a la historia xDDDDDD

    Responder
  • 5. ms. Tibbetts  |  octubre 16, 2007 en 2:24 am

    Si conseguiste sobrevivir a “eso”… es que el buen señor tenía razón, Dios debe existir por que si no a ver como se explica que nadie intentara parar ese autobus!

    Responder
  • 6. inkie  |  octubre 16, 2007 en 6:42 am

    Bueno, quiero contestaros a todos, así que ahí va:
    @Oki: la pareja que estaba en medio, para más inri, también era muy religiosa y apoyaba en todo al cantante-fanático. Iker encontraría unos buenos personajes paranormales ;)
    @Elia: yo siempre estoy abierta a nuevas experiencias…siempre te puede pasar una más gorda.
    @CioN: me encanta lo del corto, lo malo sería conseguir un autobús para grabar, y más de noche, pero me gusta!
    @Ellohir: sí…al llegar a Madrid estuve siguiendo un rato con la mirada a Neo-calcetines, pero tomamos rumbos diferentes.
    @ms. Tibbetts: el Señor existe, y evitó que el cantante-fanático entrara en el mundo de las drogas.

    Responder
  • 7. Ryu  |  octubre 16, 2007 en 9:06 pm

    Toda una suerte que no pasarás mas tiempo con ellos, la gilipollez se contagia y eso hubiera sido fatal para tí.

    Responder
  • 8. inkie  |  octubre 16, 2007 en 9:22 pm

    Ehhmm…suena como si fuera cuasi-gilipollas (algo no del todo descartable) y me fuera a convertir en gilipollas entera, pero lo interpretaré de otra forma. Si se me llega a contagiar algo de ellos, por favor, que me saquen del autobús y me pongan en cuarentena!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


En cualquier lugar…

de una humilde sala de disección

Posts Más Vistos

Inkie Flickr

octubre 2007
L M X J V S D
« Sep   Nov »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: